¡Qué orgullo ser mexicano!

Este mes patrio, será diferente a los demás, ya que no podemos festejar como quisiéramos. Pero a pesar de cualquier adversidad, siempre está por delante el orgullo que sentimos de pertenecer a esta nación: México, así es que, nada nos detendrá para levantar nuestra cabeza muy en alto y gritar ¡Viva México!

Historia, tradición, gastronomía, cultura y corazón, son los principales elementos que conforman nuestra identidad nacional y le dan vida a nuestro país. Este mes es en el que más se vive nuestro orgullo y pasión por ser mexicanos, y por esto queremos que todo el mundo se entere de qué nos une. 

HISTORIA

Todos sabemos que nuestra historia está llena de misticismo y magia: desde el inicio de las primeras civilizaciones, su forma de vida; hasta la fundación de nuestro país, en la que los Mexicas, tras años de errar en Aztlán, encontraron cobijo en un islote muy cercano al Lago de Texcoco, en donde pudieron apreciar la reencarnación de su dios, Huitzilopochtli, postrado sobre un nopal devorando una serpiente, misma escena que para nosotros representa uno de nuestros lábaros patrios y escudo nacional. 

Desde entonces, hemos hecho historia ante el mundo. Nuestra Independencia y Revolución inspiraron a las de otros países de Latinoamérica. Gracias a hombres y mujeres fuertes y firmes, hoy gozamos de libertad y derechos que nos permiten disfrutar de nuestro trabajo, familia y comunidad, y esto es algo que nos llena de orgullo. 

TRADICIÓN

Nuestro país se distingue por la gran variedad de tradiciones que datan desde la época prehispánica, algunas son parte de un México más moderno, pero aún así, todas nos definen ante el mundo.

Una muy importante es la celebración del Día de Muertos, de las más reconocidas a nivel internacional. No temerle a la muerte es típico de la cultura mexicana, así como rendirle tributo a quienes se nos adelantaron en el camino. No por nada, Disney Pixar desarrolló una película sobre esta tradición hace unos años.

tradiciones-mexicanas

GASTRONOMÍA 

Sin lugar a dudas, nuestra cocina habla de nuestros orígenes, de quiénes somos y de lo que tenemos para ofrecer. 

El sabor de nuestro país se divide por regiones: 

En el norte, predominan platillos basados en carne (cabrito, carne asada, asados, cortadillos). 

En el centro y sur, no puede faltar el maíz como base de la alimentación, destacando la famosa vitamina T: tortas, tamales, tlacoyos. Y no puede faltar nuestra emblemática tortilla, pieza fundamental del mundialmente aclamado taco. 

La alta cocina y la cocina contemporánea también hablan de lo que somos como sociedad actualmente, siempre conservando los sabores y las tradiciones de nuestro país. 

CULTURA 

Cuando hablamos de nuestra cultura, ¡uff!, no paramos! Ya que la cultura y el arte en nuestro país le han dado la vuelta al mundo y somos referencia de grandes movimientos en la historia. 

Muralistas como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros; pintoras como Frida Kahlo, Remedios Varo, Leonora Carrington; así como grandes poetas, escritores y novelistas como Sor Juana Inés de la Cruz, Juan Rulfo, Amado Nervo, Mariano Azuela, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Elena Garro, Elena Poniatowska y Xavier Velasco son sólo algunos nombres que hemos visto rondar en publicaciones, libros y reseñas en todo el mundo. Y éste es tan sólo un pequeño pilar que sostiene a nuestro maravilloso arte mexicano. 

Y qué decir de nuestro mariachi, todo un emblema de nuestra cultura musical, por el que somos reconocidos alrededor del mundo, gracias a la canción «Cielito Lindo», compuesta en 1882 por Quirino Mendoza y Cortés. 

CORAZÓN 

Pero sin dudarlo, lo que más nos distingue somos su gente, gente de buen corazón, excelentes anfitriones y un país que, aunque en ocasiones parece dividido, es en realidad uno de los más unidos. 

Nuestra pasión por el deporte late cada vez que hay Juegos Olímpicos, Mundiales de futbol, y nuestra empatía cuando un desastre natural nos une para salir adelante. 

La hospitalidad es otro de los atractivos más sobresalientes para los extranjeros en nuestro país. Somos buenos vecinos, , abrimos nuestras puertas a todo aquel que nos visita y los recibimos como si fueran parte de nuestra familia. 

El 2020 ha sido un año diferente, y eso nos ayuda a no olvidar que lo que nos hace fuertes es reconocernos como seres de lucha y empuje; personas capaces de enfrentar desafíos y de mostrarle al mundo que siempre seremos fuertes, creativos, capaces, emprendedores y resilientes. Que no se nos olvide que vivimos en el país más colorido, hermoso y divertido del mundo.