Antes de elegir mochila, piensa en tu espalda

Además de una postura adecuada, una buena mochila brinda comodidad y soporte a tu hijo a la hora de transportar todos sus útiles escolares. ¿Sabes cuál es la que más le conviene?

Según estudios médicos, la mochila ideal debe pesar máximo el 15 % del peso corporal de quien la carga. Es decir, pensando en un niño que pesa 30 kilogramos, la mochila no debe pesar más de 4.5 kilogramos.

Para elegir la adecuada toma en cuenta lo diferentes tipos de mochilas que existen en el mecado:

  • La clásica. Es la mochila de dos tiras y es la más recomendable, ya que les permite a los niños mantener balanceado el peso. La parte inferior debe qudar a la altura de la zona lumbar y estar tan pegada al cuerpo como sea posible.
  • Con rueditas. Lo mejor es que se empuje y no que se jale, esto para distribuir la fuerza en la columna y no provocar una postura asimétrica. Si eliges de este tipo, llévala siempre con la espalda recta, evita jalarla al subir o bajar escaleras.
  • Cruzada. Llamada también bandolera, es la mochila que tiene una correa cruzada. Es necesario cambiarla de lado de vez en cuando para evitar mayor peso en un hombro.
  • Portafolio. Es la adaptación del maletín de adulto, que incluye correas para un mejor manejo. Se recomienda que cada tanto se alterne la mano con la que se lleva.

¿CÓMO ELEGIR LA MEJOR MOCHILA?

  • Elige una que pese menos de 1.2 kilogramos y que tenga tirantes acolchados de más de 4 centímetros de ancho y que se puedan ajustar. Es un plus si tiene soporte en la cadera para cargas más pesadas.
  • Haz que tu niño se la pruebe. Revisa que la parte superior de la mochila termine a la altura de sus hombros y la parte inferior quede 5 centímetros arriba de su cintura. Asegúrate de que toda la base se adapte a la curva de su columna.

¿CÓMO SE DEBE USAR?

  • Explícale a tu pequeño que al levantar su mochila es recomendable flexionar las piernas para evitar que haga el esfuerzo solamente con su espalda.
  • La mochila clásica debe colgarse en ambos hombros, y es ideal mantener la columna recta.
  • Aconsejamos acomodar los cuadernos más pesados en el fondo de la mochila para que queden más cerca de la espalda.