Identifica sus síntomas

Con las fuertes temperaturas de verano, sobre todo al mediodía y en la tarde, es importante que te cuides de los golpes de calor.

¿Sabes qué es un golpe de calor?

Es un trastorno físico ocasionado por un exceso de calor en el cuerpo, causado por factores como la exposición prolongada a altas temperaturas, la actividad física realizada, la deshidratación y la ropa que lleves puesta. Ocurre cuando el cuerpo alcanza 40°C o más y puede dañar los músculos u órganos, como el cerebro, corazón o riñones si no se contrarresta de inmediato.

¿Cuáles son los síntomas?

Temperatura

Taquicardia

Respiración acelerada

Dolor de cabeza

Piel seca y caliente

Por extraño que parezca, ausencia de sudor

En un grado extremo, confusión, convulsiones, pérdida de conciencia y pupilas dilatadas

¿Qué hacer si se presenta uno?

    • Quitar el exceso de ropa rápidamente.
    • Enfriar a la persona con lo que tengas a la mano: agua, de preferencia fría; compresas de hielo o toallas húmedas para colocarlas en cabeza, cuello, axilas e ingles.
    • Trasladarla a un lugar con sombra o lo más fresco posible.
    • Abanicar a la persona afectada.
    • Darle de beber agua en pequeños sorbos; nunca de golpe porque puede empeorar la situación.
    • Colocarla en posición semisentada; jamás acostada, parada o sentada.
    • Si no se recupera de inmediato, acostarla con las piernas flexionadas y llamar a un médico o a una ambulancia. 

¿Sabías que…?

El primer caso de un golpe de calor registrado en la historia aparece en la Biblia. Manasés, personaje bíblico, murió a causa de esto.