¡Es hora de celebrar a la familia!

Cada primer domingo de marzo celebramos el Día de la Familia en México y, en esta ocasión, queremos que conozcas el impacto que tiene en la estabilidad emocional de sus integrantes.

Este día se estableció con el fin de resaltar su trascendencia social, fomentar la unión e integración, y edificar una cultura favorable alrededor de ella a través de la educación y de la creación de políticas públicas.

El bienestar comienza desde casa

Según Nathan W. Ackerman, uno de los pioneros de la psicología familiar, esta institución cumple varias funciones:

  • Satisface las necesidades afectivas, físicas y de subsistencia de sus integrantes.
  • Establece comportamientos positivos para relacionarse fuera de ella.
  • Promueve la socialización.
  • Facilita el desarrollo individual de todos sus miembros.
  • Estimula el aprendizaje y la creatividad.
  • Promueve un sistema de valores.

Con estos beneficios, sería genial si te propones promover y generar una mejor comunicación con tu familia. Recuerda que siempre hay oportunidad de ser mejores.

¡Aquí te damos algunas recomendaciones para lograrlo!

Habla con honestidad y sinceridad. Elige el momento adecuado para dialogar. Evita hacerlo cuando estés enojado y, en general, cuando la emoción se anteponga a la razón.

Respeta el tiempo de los demás. Agenda actividades si es necesario, pero siempre respeta lo que los demás hayan programado por su cuenta.

Respeta la individualidad de cada uno. Por dar un ejemplo, si a tus hijos les gusta el futbol americano pero a ti no, no es necesario que te involucres pero tampoco le restes valor a sus preferencias.

Pasa tiempo en familia. El amor requiere atención, aceptación y reconocimiento. Una familia se construye con momentos significativos de convivencia.

Que este Día de la Familia sea el mejor pretexto para celebrar con quienes más quieres.