Indispensables en el cuarto de estudio

Sin importar el nivel escolar, en casa se necesita un lugar para estudiar, trabajar y guardar las cosas de la escuela. Puedes destinar un espacio en la habitación o un cuarto para armar tu estudio. 

Si no puedes destinar una habitación únicamente para el estudio, destina una área pero delimítala con un tono diferente en las paredes, de preferencia claro. Dependiendo de las edades de quienes ocupen el estudio, puedes decorar con viniles decorativos de mapas, partes del cuerpo, números, tabla química, fórmulas algebráicas, notas musicales…

Considera que la habitación debe tener buena ventilación y luz natural, pero por las tardes y noches es indispensable contar con una lámpara de escritorio de luz blanca, de preferencia de bajo consumo. Otros indispensables son librero o repisas, computadora o lap top, impresora, artículos de papelería, calculadora y una pizzarra, pero son dos elementos en los que debes poner mucha atención al alegirlos: el escritorio y la silla.

El escritorio debe ser amplio y mantenerse siempre ordenado y despejado. Si se trabaja en equipo, lo ideal es tener más de uno o complementarlo con una mesa de trabajo, pero esto dependerá del espacio con que cuentes. El escritorio ideal debe ser de color sólido, su altura debe quedar debajo del pecho y debe permitirte recargar los antebrazos. Un escritorio con espacio para guardar útiles es una buena idea.

La silla también es muy importante, porque debe ser cómoda y permitirte mantener una buena postura: sentarte derecho y apoyar ambos pies en el suelo. Opta por una silla que te permita nivelar la altura y el soporte lumbar para que mantengas una postura adecuada mientras estudias.
Si no eliges estos dos elementos de la manera correcta, pasar el tiempo en tu estudio nuevo será un martirio más que un momento productivo. Una buena postura al estudiar, con una habitación iluminada y ordenada es la clave para mantener la concentración.