Te decimos lo que necesitas para renovar tu espacio con un estilo que en los últimos años ha ganado muchos seguidores. El estilo industrial se caracteriza por los espacios amplios y abiertos. La estructura de las paredes es protagonista e incluso las tuberías y canaletas de luz se muestran como parte de la decoración. Para lograrlo: 1. Procura que la estructura de los muebles y accesorios sean líneas rectas y sencillas. Evita el barroquismo. 2. Pinta las paredes de color gris metálico, o si lo prefieres aplica este tono sólo en las columnas; así tendrán la apariencia de ser más pesadas. Otro color para combinar, o si el gris te parece demasiado oscuro, es el blanco, si es mate, mejor. 3. Olvídate de las cortinas. De esta manera, obtendrás una mejor iluminación natural, y ésta provocará un efecto de mayor amplitud. 4. Aprovecha el techo. Decora el techo con vigas falsas de poliuretano, que parecerán pesadas si las pintas de gris metálico. 5. Los sillones. Es importante que sean amplios. Recuerda que la paleta de colores del estilo industrial se basa en el negro, gris, beige y blanco. 6. Privilegia los metales. El acero, el aluminio o el cromo darán un toque especial a los accesorios de la sala como lámparas, mesas y adornos.