Esta vez no dejarás esta tarea inconclusa. Prepara tu playlist favorita, saca toda tu ropa y sigue nuestra guía.

El primer paso es depurarlo y quedarte sólo con lo que necesitas. Puedes hacerlo al estilo de Marie Kondo, reconocida internacionalmente como la gurú del orden en hogares y empresas, que recomienda responder ante cada prenda: ¿me hace feliz? O puedes optar por el método de Melanie Charlton, autora del libro Compra tu armario, la última guía para organizar tu clóset con estilo, quien propone tres interrogantes: ¿lo usé en el último año? ¿Es de mi talla actual? ¿Lo compraría hoy? En cualquier caso, si a alguna de las preguntas respondes «no», es momento de sacar esa prenda de tu vida.

El segundo paso es separar la ropa por temporadas: otoño-invierno y primavera-verano. Deja en el armario sólo la ropa de temporada, la demás guárdala hasta que cambie el tiempo, así tendrás a la mano lo que realmente necesitas. Una vez hecho esto, clasifícala por tipo de prenda y si quieres subcategoriza por color. Por último, separa la ropa que puedes doblar de la que va colgada. Tu ropa está lista para entrar al clóset.

Y si además quieres renovar tu vestidor, lee nuestros tips para crear un clóset minimalista, clásico o industrial, según tu estilo.