Todos podemos gozar del privilegio de tener una alberca en en nuestro jardín o patio gracias a las albercas desmontables. No necesitarás mucho dinero no mucho espacio. Te decimos cómo instalarla y limpiarla fácilmente.

Si lo que quieres es caer en agua, pero no saldrás de tu casa, instala una alberca y disfruta tus vacaciones al máximo. Existen varias opciones si lo que quieres es caer en agu: una piscina de fibra de vidrio, de tabique (convencional), de madera, de entrenamiento e incluso una natural (que simula ser un estanque), pero la alternativa más sencilla y práctica es elegir una alberca desmontable. Te decimos lo que necesitas saber antes de sumergirte, para que el agua se mantenga en buen estado durante todo el verano.

UBICACIÓN

La superficie debe ser plana. Retira las piedras o ramas ya que pueden dañar tu piscina. Es importante que tengas un tomacorriente cerca; no es recomendable que uses una extensión. Para evitar encharcamientos y facilitar el drenado, recuerda ubicarla cerca de un drenaje. Prevén accidentes: no la instales cerca de objetos que los niños puedan escalar para introducirse en la alberca, y retira la escalera cuando salgas.

INSTALACIÓN

Dependerá del tipo de alberca que adquieras, pero te damos algunos consejos generales: coloca todas las piezas en el suelo para que compruebes que están completas. Extiende la alberca en el suelo; para facilitar el montaje ponla al sol un par de horas; así se hará más flexible; luego, cubre con cinco centímetros de agua la alberca, y alisa las arrugas. Nunca la infles con una compresora, ni la arrastres.


Comprar

LLENADO

Las paredes de la alberca subirán conforme viertas el agua. Llénala al 80% de su capacidad para evitar que se hunda o se rompa. Si notas una fuga, repárala con un parche de alta resistencia (normalmente están incluidos). Una vez que no haya filtraciones de agua, está lista para que le añadas los químicos.

MANTENIMIENTO

Revisa el agua periódicamente y controla el pH con químicos: su valor ideal debe estar entre los 7.4 y 7.6. No olvides taparla cuando la dejes de usar, esto la mantendrá limpia por más tiempo. Lo ideal es utilizar una bomba de filtrado para atrapar las partículas y hacer que circule mejor el agua; será necesario cambiar el filtro cuando se encuentre sucio o manchado. Recuerda que no debes usar la bomba mientras haya gente dentro de la alberca.

LIMPIEZA

Utiliza químicos especializados para que siempre esté impecable. Los más recurrentes son las tabletas o el granulado de tricloro, que clarifican el agua, la mantienen libre de algas y la desinfectan. Otro de tus aliados serán los alguicidas, porque eliminan el color verdoso del agua y los malos olores. Después de aplicarlos, no olvides esperar por lo menos 30 minutos antes de usarla.

DESMONTAJE

Coloca un extremo de la manguera en el drenaje y desenrosca la válvula. Recuerda que el agua también la puedes aprovechar para el baño; de esta manera no la desperdicias. Para evitar que la alberca se pegue, sécala y espolvoréale talco. Guárdala en un sitio seco.

Te puede interesar Organiza tu parrillada