Dicen que para combatir el calor «nada mejor que una michelada», pero sal de lo convencional y prepara la tuya con estas sugerencias para todo tipo de paladares.

Gracias a nuestra costumbre de echarle chile a todo, nació la aclamada michelada. Pero últimamente algo ha sucedido que esta preparación tradicional se está transformando con muchos ingrediente que podrían parecer incompatibles, pero que al mezclarlos con cerveza tienen un sabor original y muy refrescante para los días de calor. Te proponemos cinco opciones de michelada, para que escarches un tarro con sal y limón y prepares la que más se te antoje:

MICHELADA CUBANA

Es muy fácil de preparar: agrega al vaso una cucharada de salsa picante y una cucharada de sazonadores (como salsa Maggi e Inglesa), jugo de limón y sal al gusto, mezcla y enseguida vierte la cerveza fría. Esta clásica bebida tiene un sabor y color inconfundibles debido a los sazonadores, pero ten cuidado con las cantidades porque su sabor puede opacar el de la cerveza.

CON CLAMATO

En realidad es un plus a la michelada cubana. Además del jugo de limón, sazonadores y la salsa picante, agrega jugo de tomate y almeja (como Clamato) hasta llenar al menos un tercio del tarro, mezcla y vierte la cerveza. El jugo de tomate y almeja le da un sabor más ácido y una textura más densa, por eso este tipo de michelada es muy recomendable para las personas a quienes no les gusta la cerveza sola.

CON CAMARONES (MICHELADA DEL MAR)

Prepara la base de la michelada: una cucharada de salsa picante y una cucharada de sazonadores, jugo de limón y una pizca de sal; llena un tercio del tarro con jugo de tomate y almejas, agrega camarones al gusto y vierte la cerveza muy fría. Puedes decorar con pepino rebanado, piña y brochetas de camarones.

CON GOMITAS (GOMICHELA)

Esta michelada no necesita los sazonadores, sólo coloca gomitas y tamarindos enchilados en el fondo de vaso, añade chile en polvo, jugo de limón y chamoy líquido o en polvo. Vierte la cerveza y decora con una banderilla de gomitas dulces o de tamarindo. Esta preparación es mucho más dulce que las otras y por eso es perfecta para quienes no gustan de los sabores amargos y ácidos.

CON CHAMOY (CHAMOCHELA)

Primero, escarcha tu tarro con chamoy líquido y chile en polvo. Agrega una cucharada de chamoy líquido y tres cucharadas de crema de coco, mezcla, añade jugo de piña hasta la mitad del vaso y mezcla de nuevo antes de vertir la cerveza. Al final puedes decorar con rebanadas de piña. Se cuenta que esta michelada nació en Acapulco y se recomienda para quienes gustan de sabores agridulces.

¡Salud!

Te puede interesar Lecciones sobre cerveza